Ir al contenido principal

Falsedad y Politiquería



Es muy probable que las pobres campañas proselitistas que nos dedican los políticos vernáculos estén íntimamente ligadas a la pobre expectativa que los hondureños hemos mostrado al respecto.
Nuestra falta de exigencia, conformismoy escasa educación política son el terreno sobre el que los publicistas nacionales, y extraños, se basan para presentar a todo color esas burdas campañas, llenas de nada y carentes de todo [menos de estulticia]. Es quizá un muy buen momento, visto el novedoso panorama político electoral, para que los hondureños comencemos a exigir a nuestros mediocres políticos ―al menos―, un poco más de contenido y menos superficialidad y confeti en las campañas políticas electorales.

Es imprescindible presentar un programa de gobierno completo y elaborado a conciencia por un grupo de trabajo profesional y multidisciplinario, pero a nivel de campaña política quizá sea más importante presentar un programa condensado, o mejor escrito: menos que un programa,un pequeño grupo de políticas guía o fundamentos para un futuro gobierno; preparado para el fácil comprensión de todos los electores. De hecho, esos lineamientos deberían ser el sustento claro para una campaña sustentada en los detalles de cómo llevar a cabo y en qué consistirán ese grupo de políticas ―entre cinco y diez, incluso menos― que caracterizarán la ejecutoria y las prioridades de tal gobierno. No es difícil imaginar cuáles podrían ser esas líneas de trabajo ―el cómo es lo que hace la diferencia―, pues es obvio que girarían alrededor de la educación, la salud, la seguridad y la generación de empleo, todo ello probablemente enmarcado dentro de un combate fiero contra la corrupción y la mediocridad al interior del aparato estatal.
 
Acostumbrados a componendas, al clientelismo, a negociaciones oscuras y a la improvisación nunca un partido político vernáculo ha presentado a consideración del elector ―con la debida antelación― el listado de la columna vertebral humana que conformará su futuro gobierno: el gabinete ministerial, los directores de entes descentralizados y otros funcionarios claves.
Ni siquiera es preciso abandonar del todo el folclorismo de la propaganda a que estamos acostumbrados para consumo y alegría popular; pero es vital que el eje de las campañas políticas deje de ser la cancioncilla, el apodo simpático, el dicho pegajoso, la demagogia y el ofrecimiento falso, para convertir todo ese festín de superficialidades en contenido, claro y propositivo; en una campaña política seria, limpia y contundente. Sin embargo, podemos temer que los que nos espera son acusaciones y contraacusaciones, trapitos al sol, oropeles de a peso y fruslerías de a centavo, campañas sucias, discursos encendidos saturados de lugares comunes, papalinas y estiercolinas.
De una campaña mediocre, falaz, engañosa, ofensiva, de rumores y superficialidadessolo se puede esperar un gobierno que se comporte del mismo modo: a imagen y semejanza de su propaganda política.
 
Sobra señalar culpables de la situación actual, en parte porque no hay quien se salve;y en parte porque ello no aporta absolutamente nada. Hay que señalar soluciones.
Las negociaciones políticas son inevitables, pero ello no implica que los equipos de gobierno sean organizados a rajatabla, sin una planificación dedicada, por simple amor a la improvisación y a la mediocridad. No es posible que nuestros políticos, al menos los que verdaderamente tienen opción de triunfo, se nieguen a presentar su equipo de trabajo por temor al escrutinio ―por  malsano que sea― de los medios de comunicación o de los partidos oponentes. Pero un equipo sólido, escogido con la claridad del verdadero sacrificio que debe implicar el servicio público, y con criterios éticos, académicos e intelectuales no puede ser fácilmente desvirtuado por nadie. En nuestro país poco a poco se ha ido entendiendo de lo que son capaces ciertos medios de comunicación, pues su naturaleza ha quedado claramente evidenciada a partir de junio de 2009.
 
El proceso de escogencia de los cuadros claves de un gobierno debería iniciar una vez que se diluyen los movimientos internos de los partidos políticos después de las elecciones internas, o un año antes de las elecciones [para las entidades que no celebran elecciones internas]; y debería estar conformado con antelación al inicio oficial de las campañas políticas [90 días previos al último domingo de noviembre de cada año electoral]. Los cuadros claves de un gobierno ya con su nombramiento definido―aunque no estén sujetos directamente al proceso electoral― deben participar activamente de la campaña política y dejar que el electorado se forme su propia idea sobre lo que pueden ofrecer en su gestión como funcionarios.
 
El gobierno no lo conforma solamente el líder o la lideresa, ni su círculo más cercano. Sin un equipo de trabajo comprometido y capaz es imposible conformar un buen gobierno; sin líneas bien definidas de acción ―claras e inequívocas― es imposible hacer realidad un buen gobierno; sin honestidad, integridad, planificación y amor a la causa del país y su gente es imposible consolidar un gobierno de unos pocos para el servicio de todos, un gobierno digno, ordenado y serio.
Sin discusión alguna, la escogencia del equipo de gobierno es una muestra indiscutible de la calidad de un liderazgo, al igual que la sabia presentación de un simple, lógico y realizable plan de acción gubernamental. Cualquier otra cosa es delirio, falsedad y politiquería barata. Amén.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te invitamos a formar parte de nuestra Escuela de Formación Política.

Scherly Arriaga, Diputada de Libre

La subjefa de la bancada de Libertad y Refundación (Libre), Scherly Arriaga, asegura que su partido está listo para dar la batalla en el Congreso. Si hay imposiciones, no habrá gobernabilidad, pero están dispuestos a apoyar los consensos que beneficien el país. También advierte a sus compañeros que denunciará al primerito que negocie a espaldas del partido, porque eso sería una traición al pueblo. ¿Usted era liberal?
No, en realidad, nunca había militado en partidos políticos, mi primera participación fue en Libertad y Refundación. ¿Cómo llega a Libre?
Por mi padre que fue dirigente magisterial, pero que ahora está jubilado, crecimos viendo su lucha gremial, sus ideas progresistas, un revolucionario, al punto que a partir del golpe de Estado nos declaramos en resistencia. ¿Y quién la postula a diputada?
Por medio del Bloque Popular a propuesta del movimiento 28 de junio en las elecciones primarias. ¿Había participado en actividades gremiales?
Sí, soy una mujer organizada dentro del movimi…

82% de los venezolanos rechaza violencia de grupos opositores

La ministra venezolana de Comunicación e Información reveló resultados de unas recientes encuestas en las que la mayoría absoluta de los entrevistados se mostró está en contra de las agresiones perpetradas por grupos violentos, que han dejado muertos y heridos en varios estados del país.
La ministra venezolana de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, informó este viernes que el 82 por ciento de los venezolanos está en contra de las acciones perpetradas por grupos violentos que se han aprovechado de manifestaciones para generar caos, desastibilización y guerra mediática en contra del Gobierno Bolivariano.

A través de su cuenta en la red social Twitter, @DrodriguezMinci, la titular de la cartera de comunicación indicó los resultados de unas recientes encuestas que revelan rechazo de hasta 82 por ciento a los hechos de violencia generados por la oposición.

Desde el pasado 12 de febrero en Venezuela se ha presentado una ola de hechos violentos suscitados por pequeños grupos desestabil…